domingo, 11 de diciembre de 2016

Cada segundo.

Estaba más nerviosa que las veces anteriores, supongo que cada vez era un poco más consciente del momento por el que estaba pasando y por el iba a pasar, pero tampoco del todo, jamás me imaginé salir de allí con algunas cosas, con algunas de menos, pero también algunas más. 
No era la primera vez que entraba en un Quirófano, ni la segunda, ni… bueno, supongo que ya os lo imagináis, a decir verdad no sé qué número sería esta vez, perdí la cuenta de las entradas a ese tipo de salas, pero bueno, gracias a Dios no me puedo quejar de que hayan sido una locura, han sido suficientes, suficientes para que todo salga bien si Dios quiere, pero lo que tengo claro, es que no me puedo quejar.

He sido un gran experimento en muchas ocasiones para mis médicos, he sido de esas raras que pasan de vez en cuando en sus manos, he sido un desafío, un nuevo reto, pero lo más importante, es que he sido una satisfacción, y sí, digo esto porque he visto a mi doctor orgulloso, orgulloso de haberme alargado la Vida, orgulloso de hacer bien su trabajo, orgulloso, y puede estarlo, de hecho, debe de hacerlo.

Ha sido una experiencia, una cicatriz más grande, más grapas, más días con ellas, acostumbrando a algunas cosas nuevas, a dejarme huella de por Vida y una pastilla que me lo recuerda cada día, ha sido una oportunidad más. 
Y recuerdo las ganas que tenía por moverme de nuevo como siempre, las ganas que tenía de bailar sin que las grapas me tirasen, y puse ganas, y las ganas cumplieron. Diez días en el Hospital por una operación que duró más de ocho horas y para casa, a recuperarse, a celebrar la Navidad. Seamos realistas, no he podido tener mejor regalo. 

Hasta el momento gracias a Dios me encuentro bien, disfruto de la Vida, y aunque parezca mentira, hace un año, estaba tumbada en una cama, intubada, deseando poder gritar de nuevo QUEDAMUCHAVIDA. 

Hoy, un año más tarde, mientras hace trescientos sesenta y seis días estaba, creo, aún dentro de Quirófano a punto de salir, soy consciente de que tengo días, horas y minutos regalados y no quiero desaprovecharlos, no quiero dejarlos pasar, quiero exprimir hasta el último segundo de esta maravillosa Vida. 

Gracias a todos los Médicos que se han involucrado en mí, cada reicidiva, cada operación, cada día a cada hora. Gracias también a todo el personal que me brindó su cariño para hacerme una estancia más agradable. Gracias a las personas que se han interesado en mí.

GRACIAS, como no, a mis Padres por ser los mejores médicos sin título, por ser, estar y sentir. Os Quiero.



Cada segundo, quiero seguir sintiendo.
Casa segundo, hace un año, ahora y siempre. 



Gracias a todos y cada uno de vosotros por seguir Quedamuchavida, por formar parte de mis aventuras, de mi Vida, por ser quienes estáis delante de las pantallas. No me canso de decirlo amigos, ¡sois genialérrimos! 

GRACIAS VIDA POR DARME LA OPORTUNIDAD DE SENTIRLA Y VIVIRLA.





Me podéis encontrar también por las Redes Sociales del Blog, si queréis estar enterados de como es mi nueva Aventura, podéis seguirme en Facebook y en Twitter, "una Vida Sencillamente Diferente".














Condenemos nuestra Sonrisa a Cadena Perpetua :)

5 comentarios:

  1. Me alegro muchísimo,ya lo sabes, te pareces a mi hija. Deseo de todo corazón célebres estas navides con toda la felicidad del mundo. Un gran abrazo😘

    ResponderEliminar
  2. TQ + muchisísiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiimo

    ResponderEliminar
  3. Afortunadamente la vida te dio otra oportunidad y tú que las aprovechas a tope, podrás seguir adelante con tu sonrisa, tu fuerza y esas enormes ganas de vivir. Te adoro mi tesoro!

    ResponderEliminar
  4. Afortunadamente la vida te dio otra oportunidad y tú que las aprovechas a tope, podrás seguir adelante con tu sonrisa, tu fuerza y esas enormes ganas de vivir. Te adoro mi tesoro!

    ResponderEliminar